¿Por qué nos sentimos solos?

Científicos de la Universidad de California han realizado una investigación que demuestra vínculos fuertes entre la soledad y la genética

Los investigadores examinaron datos genéticos y médicos de 10,760 personas con más de 50 años de edad, proporcionados por el Estudio de Salud y Jubilación en Estados Unidos.

Los participantes respondieron a tres preguntas clave que miden la soledad:

1. ¿Con qué frecuencia siente que le falta compañía?
2. ¿Con qué frecuencia se siente dejado de lado?
3. ¿Con qué frecuencia se siente aislado de los demás?

Tomado en cuenta el género, la edad y el estado civil de los encuestados.

Los resultados demostraron que la soledad como tendencia de sentirse solo a lo largo de la vida, en vez de ocasionalmente por algunas circunstancias, es una característica hereditaria del 14% hasta el 27%.

Han descubierto que la soledad tiende a ser heredada junto con el neuroticismo, es decir, un estado racional negativo a largo plazo, y una escala de síntomas de depresión.

Además, la investigación ha sugerido una evidencia menos fuerte entre la soledad heredada y la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el trastorno depresivo mayor.

Por el momento, el profesor de Psiquiatría Abraham Palmer junto con su equipo pretenden encontrar un indicador genético, una variación genética específica, que permita lograr más claves sobre los mecanismos moleculares que influyen en la soledad.